Strogonoff de pollo estilo asiático

Después de una pequeña encuesta en nuestra página de facebook, muchos me pidieron hacer una receta dulce, y otros tantos una salada. Como más o menos la cosa estaba repartida, de momento hoy te traigo una receta muy especial que me inventé hace ya un tiempo y he vuelto a repetir esta semana para celebrar (a nuestra manera) el Año nuevo chino, el año de la cabra. ¿Alguna vez has probado el strogonoff? Hoy te lo traigo con una variante asiática muy interesante y que además puedes aplicar a otros muchos platos.

No solo dulces - Strogonoff pollo estilo asiatico

Fotografía: Juan Carlos Campos

Esta receta está adaptada del libro “22 minutos” de Julius de Canal Cocina, que me regaló este libro hace un par de años cuando gané el concurso de Blogueros Cocineros. Desde entonces lo he usado en varias ocasiones y siempre me han salido las recetas perfectas. En esta ocasión sólo he cambiado un poco la elaboración para darle un toque asiático que nos encanta.

No solo dulces - Strogonoff pollo estilo asiatico

Fotografía: Juan Carlos Campos

El strogonoff es un plato con historia. Se inventó en Rusia en el siglo XIX cuando un chef realizó la receta durante una competición de cocina en San Petersburgo. Luego se popularizó y empezó a prepararse en China y Estados Unidos en diferentes variedades. Suele servirse acompañado de arroz y huevo aunque en esta ocasión lo he servido tal cual. Esta es una receta muy familiar, ya que puede hacerse en grandes cantidades de manera muy sencilla, y además es bastante económica.

No solo dulces - Strogonoff pollo estilo asiatico

Fotografía: Juan Carlos Campos

Normalmente se utilizan champiñones laminados, pero a mi me gusta encontrarme el champiñón fresco entero. Puedes usarlos de los que vienen en lata, pero sin ninguna duda, al natural están mucho mejor. Eso si, es muy importante limpiarlos bien. Para limpiar champiñones hay que pelarlos, no solo meterlos bajo el grifo del fregadero. Primero quita el tallo con las manos, con un tirón fuerte, y luego con un cuchillo, quita la primera capa que recubre el champiñón. Verás que quedan completamente blancos, y después de un lavado con agua, puedes utilizarlos.

No solo dulces - Strogonoff pollo estilo asiatico

Fotografía: Juan Carlos Campos

Strogonoff de pollo estilo asiático (2-3 raciones)

Ingredientes

  • 1 pechuga pollo
  • 10-12 champiñones
  • 200ml nata para cocinar
  • 1 cebolla
  • 2 pimientos verdes
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Jengibre fresco
  • Canela en polvo
  • Anís estrellado en polvo
  • 200ml de salsa de soja
  • Sal (si es necesario)


Elaboración

  1. Lo primero que debes hacer es limpiar la pechuga de pollo y cortarla en dados, del tamaño de un bocado.
  2. Pon los trozos en un bol y añade las especias al gusto (pimienta, jengibre rallado, una pizca de canela y un poco de anís estrellado). Remueve todo bien y luego echa la salsa de soja. Deja reposar 2 horas removiendo de vez en cuando.
  3. Cuando el pollo haya reposado, corta la cebolla y el pimiento y ponlo a pochar a fuego medio con un poco de aceite de oliva.
  4. Añade los champiñones un par de minutos después, y ve removiendo de vez en cuando.
  5. A los 10-15 min mas o menos, añade el pollo bien escurrido con las manos, y termina de hacerlo por completo.
  6. Una vez el pollo esté cocinado, añade la nata y deja unos minutos a fuego suave. Puedes poner, si quieres hacerlo más ligero, un poco de la salsa de soja que te había quedado.
  7. Pruébalo y corrige de sal al gusto si es necesario, ya que la salsa de soja es muy salada.

Notas

  • Si quieres hacer el strogonoff auténtico, en vez de usar pollo, utiliza ternera y no lo maceres durante dos horas en salsa de soja y especias. Sigue el resto de pasos sin añadir esos ingredientes.
  • Puedes macerar en esta salsa de soja con especias atún por ejemplo, sale riquísimo, u otro tipo de carne. Yo la utilizo en muchas ocasiones
No solo dulces - Strogonoff pollo estilo asiatico

Fotografía: Juan Carlos Campos

Ya tienes una nueva manera de comer el pollo strogonof. Si no lo habías probado nunca, ya no tienes excusa: fácil, barato y sorprendente.

Un saludo para quién esté al otro lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *